propuesta

“volviendo al tema de qué formación recomendar para un aspirante a psiconauta sanador, reiteraré que más importante que las teorías de psicoterapia sobre las que se concentra el mundo académico, me parecen necesarias (I) una buena capacidad de amarse a sí mismo, para poder también así amar al prójimo y poder admirar las cosas más altas. no será un buen acompañante una persona que todavía no ha alcanzado la libertad erótica, porque mal sabe fluir con la vida uno que anda cojo en un aspecto tan fundamental de la psique.

(II) tampoco será un buen acompañante una persona sin esa empatía que es parte natural del sentimiento maternal.

(III) ni será un buen acompañante una persona que no tenga “intereses desinteresados”, es decir, un impulso altruista o como suele decirse “idealista”, y que a través de sus aspiraciones inspire un movimiento hacia adelante en el gran viaje.
 
y si es cierto que se requiere una persona eróticamente sana, sana en sus afectos y sana en su devoción, también se requiere que el aspirante a psiconauta sanador sea una persona que sepa estar en el aquí y ahora, que se conozca a si mismo más o menos bien y que haya dado algunos pasos en el camino hacia la sabiduría. y entra especialmente el desapego en el repertorio de las capacidades necesarias para vivir bien y también para ayudar bien a los demás…”
 
C. Naranjo. exploraciones psicodélicas. Ed. la Llave
isabel_integracio

darreres entrades

aquesta web utilitza cookies.    més informació
Privacidad